“Lo que pasó es inaceptable”
Jueves 07 de Diciembre

“Lo que pasó es inaceptable”

Fútbol | César Ziegler, Presidente de San Martín de Herrera, se comunicó con la emisora para expresar su “descargo” sobre lo que ocurrió en el transcurso del partido en cancha de Ramsar.


El Presidente de San Martín (izquierda) dio la cara. Foto archivo.

La noticia del miércoles por la noche en cancha de Ramsar no se limitó –lamentablemente- en exclusividad a lo deportivo. Mientras se consumaba el segundo tiempo y Ramsar se imponía ante el elenco de Herrera, un grupo minúsculo de espectadores de la parcialidad visitante comenzó a agredir desde afuera de la cancha, arrojando diferentes elementos al campo de juego: latas y bloques de hielo, entre otros. Y hubo más: trascendió que también se atrevieron a exclamar “insultos” xenófobos, absolutamente repudiables y, por si esto fuera poco, también rompieron parte del alambrado.

Si bien no debe ser así, desgraciadamente ante estos episodios el común de la gente no suele singularizar la cuestión, lo que efectivamente sería justo, sino que directamente generalizan, empezando cualquier tipo de descripción o comentario con una premisa general: “los hinchas de Herrera…”, y termina “ligando” mucha gente inocente que sólo fue a apoyar a San Martín en paz, como la mayoría de los que asistieron anoche a la “Vicente Bustamante”.

A la vista de los acontecimientos, fue el Presidente de la institución de San Martín, señor César Ziegler, quien tomó la palabra en el día de hoy, comunicándose con FM RIEL y expresando, en primer lugar, que “lo sucedido en la jornada de ayer es desde todo punto de vista inaceptable”, a la vez que reconoció “es muy difícil poder controlar el pensamiento o el accionar de cada una de las individualidades de la hinchada, los gritos e insultos agresivos y xenófobos, el vandalismo, la falta de respeto… son acciones que a mí y a toda la comisión Directiva del club nos hace sentir vergüenza ajena”, tiró con bronca y tristeza el Presidente.

Ziegler además hizo saber que la conducta de los individuos que iniciaron los incidentes “de ninguna manera nos representan ni reflejan los objetivos a los que nuestra institución apunta”; y fue más decidido sobre el tema al decir que “sería muy bueno se pueda, individualizar a cada una de las personas y comprobar lo que hicieron para que luego se pueda, mediante las acciones que sean necesarias, aplicar el derecho de admisión en las canchas”.

Por último, Ziegler se despidió con sentidas disculpas, quedando “a disposición de Ramsar para poder encontrar una solución”. Gran gesto y gran actitud de César. Lo expresamos con gratitud sobre el final de estas líneas, en tiempos donde lo obvio necesariamente debe ser explicado, y lo decimos sobre el final para que sean sus mismas palabras, su misma lectura, la que despierte la valoración que merece la grandeza del Presidente en un difícil momento, por culpa de los inadaptados de siempre.