El movimiento cooperativo celebra su día
Sábado 12 de Agosto

El movimiento cooperativo celebra su día

Sociedad | Este sábado, como cada 12 de agosto, se celebra el “Día del Cooperativismo Agropecuario Argentino”; Basavilbaso es considerada “Cuna del Cooperativismo Agropecuario”.



Este sábado se cumplen 117 años de la fundación de la Cooperativa Agrícola Lucienville. El 12 de agosto de 1900, un grupo de quince colonos provenientes de la aldea Novibuco de la colonia Lucienville -junto al maestro de la escuela y al administrador de la Jewish Colonization Asociation (JCA)-, sentaron las bases del cooperativismo agrario entrerriano, argentino y de Sudamérica.

En 2006 la Cámara de Diputados de la Nación aprobó el proyecto de ley presentado por el entonces Diputado nacional Juan Carlos Lucio Godoy (Concertación Entrerriana) designando a la ciudad de Basavilbaso, Entre Ríos, como "Cuna del Cooperativismo Agropecuario Argentino" y declaró al 12 de agosto como "Día del Cooperativismo Agropecuario Argentino".

El Contador Godoy al analizar los aportes de la inmigración judía a la Argentina observó que se destacan diversos aspectos como el arte, la política, la educación y en especial el movimiento cooperativo, basamos esta afirmación en el hecho trascendental en que el cooperativismo agrario Argentino y sudamericano se origino precisamente en la Colonia Lucienville (Basavilbaso).

El 12 de agosto de 1900 debido a la iniciativa de un grupo de colonos judíos que se reunieron se dio origen a la " Primera Sociedad Agrícola Israelita Argentina "( Der Ershter Idisher land-virshaftlijer Farein ), transformada después en 1928 en Cooperativa Agrícola Lucienville Ltda. siendo la primera en Argentina y Sudamérica.

Diversos factores influyeron en la decisión de constituir esta institución, por ejemplo, la necesidad de ayudarse mutuamente frente a las dificultades que a diario debían sortear, y que en ocasiones los hacia dudar de sus fuerzas para seguir adelante, ya sea por malas cosechas, plagas, condiciones precarias en los contratos, etc..

Esta decisión se tradujo en un estatuto fundacional dónde se fijan los objetivos que perseguirá la sociedad Agrícola Israelita, ellos son:
1. Adquirir conocimientos agrícolas mediante ensayos con diferentes cultivos y una vez obtenida la seguridad de las ventajas que aportarían el cultivo de tal o cual planta, la Comisión Directiva se encargara de difundir esos conocimientos entre los colonos que fueran o no miembros.

2. Arbitrar medios para la formación de una caja de ahorros y prestamos.

3. Comprar toda clase de artículos juzgados necesarios por la Comisión Directiva para proporcionárselas a sus miembros a precios ventajosos.
De este modo se daban los primeros pasos en el cooperativismo agrario no solo a nivel nacional sino en toda Sudamérica.

En primera instancia el Cooperativismo Agrario Argentino se va a desarrollar en todas las colonias de la Jewish Colonization Association. Esta era una organización privada fundada por el Barón Mauricio de Hirsch, cuyo objetivo era buscar un nuevo hogar para los judíos de Europa Oriental y Asia, debido a que era insostenible la vida para ellos en esa región ya que se encontraban privados de todo derecho político y eran perseguidos.

A partir del último cuarto de siglo comienzan a llegar a la Argentina y en especial a la provincia de Entre Ríos los inmigrantes procedentes del viejo mundo, pero con nuevas ideas que aquí tal vez no se conocían, el cooperativismo, el sindicalismo, el anarquismo, el socialismo.

Atendiendo a la política inmigratoria Argentina, Hirsch, el 20 de octubre de 1891, firma un contrato con el Gobierno Argentino, por el cual le compra 300 leguas cuadradas de tierras nacionales, para la colonización ubicadas en la zona de Basavilbaso.

regadas a los colonos quienes firmaban un contrato de promesa de venta, por el cual se obligaban a reembolsar a esta asociación el precio de la tierra y lo recibido al momento de la instalación en anualidades que no superaran las 20, con un interés anual del 4%, cumplidas estas condiciones podían adquirir la propiedad de la tierra.

El colono se comprometía a trabajar con su familia la tierra, la superficie entregada a cada colono variaba en el orden de las 25 has a las 150 has.

De ese modo, se daban los primeros pasos en el Cooperativismo Agrario Argentino, el cual desarrolló una fuerza considerable, no sólo en nuestro país, sino también en el resto del mundo. Todos los que venimos del interior del país hemos conocido a las cooperativas que había y hay en nuestros pueblos y ciudades y la importancia de estas en la vida comunal como medio para el progreso general.

La Lucienville Cooperativa Ltda., tuvo una activa participación en todos los aspectos de la vida de la colonia, desde lo estrictamente económico hasta lo relacionado con la cultura, la educación y la salud de sus socios, también hizo docencia con respecto al movimiento cooperativista, posibilitando la formación de otras instituciones Cooperativas no solo en la misma ciudad sino en toda la zona. Tuvo una activa participación en la fundación de la Biblioteca Popular y en la creación del Servicio Sanitario local.

Esta Cooperativa cumplió un rol fundamental en la negociación y mediación de los contratos existentes entre los colonos y la J.C.A. haciendo desaparecer situaciones de malestar que se suscitaron entre estos, en momentos de penuria económica ya sea por malas cosechas, diversas plagas, sequías, inundaciones. Logro así crear las condiciones que posibilitaron un trabajo productivo y el progreso de la colonia", argumentó el legislador para conseguir la aprobación de su iniciativa.